Universal Vision Humanitas

3 Claves para transformar su organización

A todas aquellas personas que deseen convertirse en mejores líderes en cualquier organización o área de la vida, fijarse metas adecuadas y seguir la Visión correcta

1. LIDERAZGO: En su definición, la RAE Real Academia Española de la Lengua, se define como: Condición de líder; Ejercicio de las actividades del líder. Situación de superioridad en que se halla una institución u organización, un producto o un sector económico, dentro de su ámbito.

Durante muchos años estuvo definido como un proceso de influencia. En el pensamiento de la vieja guardia empresarial, se creía que siempre que se intentara influir sobre los pensamientos y las acciones de otros para el logro de metas tanto en la vida profesional  como la personal, se ejercía liderazgo.

Sin embargo, hoy en día, bajo una nueva conceptualización dentro del Coaching Ejecutivo,  nos es posible definirlo como la capacidad de influir sobre otros mediante el desencadenamiento del poder y el potencial de las personas y las organizaciones para la obtención de un bien mayor.

En contraste con la vieja guardia, ponemos como argumento que no sólo se está tratando de obtener objetivos específicos, pues concentrarse en solamente éste apartado, ya no es suficiente para los retos y oportunidades de éste siglo es “la obtención de un bien mayor”, esto es: lo que es mejor para todos los interesados dentro del proceso.

Nuestra convicción plantea al liderazgo como Mat Hayes y Jeff Stevens sostienen en su libro “The Heard of Business” cuando solamente el lucro se convierte en el obvio objetivo para los accionistas, los altos ejecutivos, los colaboradores, los clientes, los proveedores y la comunidad dedicándose a servirse a sí mismos centrándose en planes de enriquecimiento personal, la lealtad de un colaborador o socio se desvanecen obtener el máximo con el menor esfuerzo.

La respuesta a éste dilema es un propósito más elevado, de más alto nivel, este elemento clave al cual nos referimos y nos referiremos en este artículo es una Visión Convincente. En palabras de Hayes y Stevens, un propósito de éste tipo está dirigido  hacia afuera de la empresa, requiriendo sacrificio, y es honroso en sí mismo.

Los líderes pueden ser exitosos a corto plazo si solo concentran sus esfuerzos en el logro de metas específicas. Esto suele quedarse mocho, se queda en el camino del proceso y lo que se suele quedar en el camino es la condición de la organización humana. Los líderes no siempre toman en cuenta la mora y la satisfacción laboral, pues lo que cuenta son los resultados, pero olvidan donde está la verdadera satisfacción que puede conducir por caminos de un propósito de más alto nivel donde converjan ambas situaciones, sonde el individuo sienta una satisfacción realmente reconfortante donde el desarrollo de las personas tiene tanta importancia como el desempeño económico. Así el liderazgo para Universal Visión, esto es al más alto nivel se concentra en los resultados a largo plazo y duraderos  y en la satisfacción humana. Así nuestra definición más acabada es la siguiente: Liderazgo es lograr resultados valiosos a la vez que actuar con respecto, cuidado, y justicia, para bien de todos y cada uno de los interesados.

Cuando todo esto ocurre en las organizaciones el liderazgo egoísta ya no es posible, porque el líder egoísta piensa que el liderazgo tiene que ver con ellos mismos y no con los más altos intereses de aquellos a los que sirven, olvidando su deber de actuar con respeto, cuidado y justicia hacia todos los interesados. 

  1. VISIÓN: El liderazgo consiste en ir a alguna parte, y la visión de una organización es mirar primero hacia dónde se dirigen todos y cada uno de los esfuerzos. Alicia, en el país de las maravillas aprendió esta lección cuando estaba buscando una salida y legó a una bifurcación en el camino. ”¿Podría decirme por favor que camino puedo seguir desde aquí?”, preguntó al Gato de Cheshire o también llamado Gato Rison o Gato Sonriente, “Eso depende de a dónde quieras ir”, respondió el gato. Respondiéndole Alicia que no le importaba mucho; El sonriente gato le dijo en términos inequívocos “Entonces no importa qué camino tomes”.

Jesse Stoner llevó a cabo un estudio extenso demostrando el poderoso impacto de una visión en los procesos de las organizaciones; en su libro “Visionary Leadership, Management, and High Performing Work Units (disertación doctoral, Universidad de Massachusetts, 1988); reuniendo a información de los miembros de más de 500 equipos de trabajom sus líderes y sus resultados, comprobó que los equipos de trabajo cuyos procesos productivos estaba ligados a una visión tenían un mejor desempeño que aquellos que tenía una mejor preparación gerencial, pero carecían de una lineamiento visionario para sus actividades. Esto es, los líderes visionarios tenían los equipos con mejor desempeño y los líderes con mejores habilidades de gerencia pero débiles en cuento una definición de visión, tuvieron un desempeño promedio o muy bajo desempeño. Así el estudio concluye que el principal impedimento de la mayoría de los grandes líderes es la falta de una visión clara con la cual trabajar.

Una visión convincente, genera confianza, colaboración, interdependencia, colaboración, motivación y responsabilidad mutua para el éxito.

Una visión convincente crea cultura de grandeza.

  1. SISTEMAS: En las organizaciones de alto desempeño, los sistemas, las estructuras, los procesos y las practicas, están alineados en apoyo a una visión, la dirección y las metas de la organización. Lo que facilita a los colaboradores cumplir con su trabajo, los sistemas y las estructuras que infunden energía proporcionan las bases para una respuesta rápida a los obstáculos y a las oportunidades. La prueba de fondo para saber si un sistema y sus estructuras proporcionan energía es observar si ayudan a los colaboradores a llevar a cabo sus tareas con mayor facilidad o más difíciles y tediosas.

Del latín systema, un sistema es un módulo ordenado de elementos interrelacionados y que interactúan entre sí. El concepto se utiliza tanto para definir a un conjunto de conceptos como a objetos reales dotados de organización. En su forma más sencilla, podemos definir un sistema como un todo unitario organizado y compuesto por elementos vinculados entre sí por relaciones de interdependencia, ésta interacción entre las partes, es decir, las relaciones entre los distintos componentes que lo forman y el comportamiento del todo como unidad, como una cierta estructura es lo fundamental de un buen funcionamiento ilustrador por el célebre aserto aristotélico de que “el todo es mayor que la suma de las partes”. Afirmación que ha sido ignorada por la concepción. La Teoría General de Sistemas viene en auxilio de las organizaciones estableciendo un puente entre ambos las propiedades y modos de acción de los niveles superiores y la suma de las propiedades y modos de acción que corresponden a sus componentes consideradas aisladamente. Así, un sistema cubre una amplia gama de realidades en el mundo físico, biológico, social y por supuesto laborar o de las mismas organizaciones; ahora bien, debe notarse además que todo sistema se ubica en un medio específico que suele denominarse entorno. Siguiendo con el símil, en una empresa u organización el entorno viene definido por la totalidad de factores externos -físicos o sociales- que influyen en el proceso interno, donde se relacionan el liderazgo al más alto nivel en el coaching ejecutivo, aunado a una visión convincente que le dé perspectiva y las estructuras adecuadas para que estos factores se interrelacionen formando así un todo orgánico cuyo desempeño en una organización engloba un todo integral.

Rubén Alberto Aguilar Rojas es Coach Ejecutivo Certificado, por la International Association of Coaching, se formó en The International School of Coaching, TISOC, Barcelona España